Universidad Tecnológica de Bolívar

Oferta académica


Por la movilidad sostenible en Cartagena de Indias

Las políticas de movilidad urbana en Cartagena deben favorecer el uso de medios de transporte que promuevan la equidad, el beneficio social y la reducción de la contaminación 
 
 
En un 4.2% ha disminuido la demanda del transporte público formal de pasajeros (buses) durante los últimos 16 años en Cartagena
 
Como parte de la estrategia para la creación de un documento que recoja las políticas públicas en materia de transporte en esta ciudad, el campus Casa Lemaitre de la Universidad Tecnológica de Bolívar fue sede de las mesas temáticas sobre movilidad sostenible en Cartagena de Indias. El evento fue realizado en conjunto con la Cámara de Comercio de Cartagena, Cartagena Cómo Vamos y la UTB. Los resultados de las mesas se presentarán en el marco de la celebración de los 100 años de la Cámara de Comercio de Cartagena. 
 
El documento elaborado por decano de la Facultad de Economía y Negocios de la UTB, Daniel Toro Gonzalez; el director del Centro de Estudios para el Desarrollo y la Competitividad (CEDEC), Luis Fernando López; el docente de la Facultad de Ingenierías de la UTB, José Javier Soto; y el profesor de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Cartagena, Francisco Maza, recoge una serie de políticas que garantizan la puesta en marcha de un sistema de movilidad sostenible en Cartagena de Indias, integrado, que avala elementos como: equidad, desarrollo urbano, salud pública, cambio climático, participación social y comunicación democrática, institucionalidad y estructuración empresarial, financiación y competitividad, recursos humanos e innovación y tecnología. 
 
 
Premisas
 
El informe fue elaborado luego de la investigación hecha por los expertos de la UTB, UdC y la Cámara de Comercio, sobre movilidad general en esta ciudad, que revela que en Cartagena se realizan aproximadamente 1’463.000 viajes diarios, de los cuales solamente el 6.1% son realizados en transporte privado particular (automóviles) y aproximadamente el 9% si incluimos el taxi individual. Esto significa, que 1 de cada 10 cartageneros se desplaza usando medios de transporte privado (Plan de movilidad de Cartagena, 2012).
 
Además, estudios realizados en la zona de Bocagrande, Centro Histórico y Manga revelan que el 92% del total de espacios observados para estacionamiento de vehículos no tienen ningún tipo de restricción. Por otra parte, se encuentra que un 73% del total de espacios para estacionamiento se encuentran sobre la vía (Plan de Movilidad de Cartagena, 2012).
 
Con relación a los resultados de la calidad de vida de 2013 en Cartagena de Indias, indican que el número de accidentes en la ciudad disminuyó entre los años 2012 y 2013, pasando de 5.614 a 5.345 accidentes. Sin embargo, la proporción de accidentes que involucran motos aumentó: en el 2012 era del 23,4% del total de los accidentes y en el 2013 fue el 34,2%. Asimismo, los índices de atropellos según el tipo de vehículo, muestran que el 58% involucran motos, más de la mitad del total de los atropellos en el 2013 (Cartagena Cómo Vamos, 2014). La situación anterior advierte que el mototaxismo es un tema de contrastes: por un lado es una alternativa de subsistencia y minimización del déficit de transporte público, pero por otra parte es fuente de problemáticas sociales. 
 
En Cartagena de Indias la demanda por transporte público formal de pasajeros (buses) ha disminuido de manera sostenida durante los últimos 16 años. De acuerdo a datos de la Encuesta de Transporte Urbano (ETUP) del DANE mientras en 1999 los buses transportaron en promedio 657 mil pasajeros al día, en 2014 transportaron apenas 340 mil, lo cual significa una reducción de aproximadamente 4.2% en promedio anual.
 
Hacia un transporte sostenible
 
Los docentes investigadores hicieron una pormenorizada descripción de algunos elementos a considerar en el diseño e implementación de un sistema de transporte que garantice en Cartagena la movilidad urbana accesible y de calidad (SIBRT, 2014).
 
Sostienen que las redes integradas de transporte público, potenciadas con corredores de transporte masivo de alto rendimiento (sistemas tipo Transmilenio), han demostrado que aportan sustantivamente a los objetivos de la movilidad sustentable. “Estos sistemas se desenvuelven como elementos vertebradores de redes multimodales y adoptan los estándares de calidad que distinguen a los sistemas más evolucionados a nivel internacional. Al respecto, la norma europea los organiza en ocho dimensiones para facilitar su medición y certificación, de la siguiente manera: disponibilidad, accesibilidad, información, tiempo, confiabilidad, atención al cliente, comodidad, seguridad e impacto ambiental”.

¡Comparte este contenido en tus redes sociales!